Accueil > Résultats de la recherche > Suite de la publication

¡EL MAR SE ECHÓ A LLORAR!

Senegal acaba de celebrar sus 50 años de independencia. 50 años. La edad crítica. La máquina del tiempo no puede adelantarse, tampoco puede ir marcha atrás. Lo hecho hecho está. Los errores del pasado como unas tercas fantasmas habitan nuestra cotidianidad y ennegrecen nuestro porvenir, o más bien, los pequeños días que nos quedan. Marío Raú de Morais Andrade (1893-1945) hablaba del Valioso tiempo de los maduros: «Uno ya no tiene tiempo para perderlo con mediocridades» (2). Por ende se me antoja sumamente imprescindible levantar el velo sobre la tragedia que está viviendo mi país Senegal, una tragedia que desgraciadamente parece ser el rasgo distintivo de todos los países africanos, como si fuera una consecuencia lógica de aquella maldición de Cam: la sangría letal de su juventud! La estructura de este artículo viene vertebrada en dos puntos. En primer término, intentaré sumergirme en las realidades, más de las veces, muy curiosas que siguen marcando la marcha de esta antigua sede de la África Occidental Francesa (A.O.F); lo que nos ayudara a identificar mejor las causas que incitan a la juventud senegalesa a arriesgarse la vida, por las olas del océano atlántico, en los “cayucos de la muerte”. En segundo lugar, se impondrá un recorrido por las consecuencias que esta emigración ilegal sobrelleva en los pobres hogares senegaleses desprovistos de aquellas lucecillas, salidas de sus entrañas.


Auteur(s) : Dra Maguette DIENG
Année de publication : 2014
Revue : Revista CORONICA
Type : Article
Statut Editorial : Periodismo digital. Ficción. Cine. Cocina.
Mise en ligne par : DIENG Maguette